Autos compartidos: equipos municipales y de la Provincia controlaron rodados que realizan esa actividad irregular

Elaboraron cinco actas y se retuvo un vehículo por falta de seguro. Para el transporte de pasajeros los conductores deben cumplir una serie de requisitos fundamentales para realizar la actividad.
0
265
Compartir en

La Ciudad y la Secretaría de Transporte del Gobierno de la Provincia realizaron un operativo de control en rodados que practican una modalidad irregular de transporte de pasajeros. Se trata de los denominados “autos compartidos”.

El subsecretario de Transporte y Registro Civil, Pedro Liborio Saá, dijo que se llevó a cabo de manera estratégica en la intersección de las calles Bolívar y San Martín. “Hace más de un mes que venimos investigando y trabajando entre todas las áreas que participaron. Sabíamos cuáles eran sus circuitos”, afirmó.

El funcionario explicó que se dividieron en grupos sobre las paradas de mayor concurrencia y que inspectores se posicionaron para verificar que los rodados estuviesen ofreciendo efectivamente el servicio irregular.

Como resultado labraron cinco actas y se retuvo un vehículo por falta de seguro. “Además, invitamos a las personas a que descendieran del mismo para concientizar sobre los riesgos que reviste que sean transportados en esta modalidad que no está regulada”, aseveró.

TRASPORTE REGULADO, TRANSPORTE SEGURO

Liborio Saá recalcó que transportar pasajeros de forma irregular implica un riesgo para los vecinos y las vecinas. “La normativa prevé que el conductor debe contar con la licencia de conducir B, rendir una evaluación teórica práctica más rigurosa, tener un registro nacional de reincidencia y no presentar antecedentes policiales que afecten la integridad física o sexual de las personas”, detalló.

Actualmente, los vehículos autorizados para transportar pasajeros son los taxis con sus respectivas licencias, los colectivos urbanos e interurbanos como así también algunos servicios especiales y escolares.

PREVENIR

Los operativos continuarán a lo largo de las semanas en distintos puntos de la capital puntana. “La idea es desalentar esta actividad, que pone en riesgo la vida de las personas, porque muchas veces son vehículos sin seguro o sin el mantenimiento necesario. Además, afecta a quienes realizan la actividad del transporte cumpliendo con todas las normativas vigentes”, aseguró el funcionario.


Compartir en