La Municipalidad y la UNSL trabajarán en conjunto para promover la separación y el tratamiento adecuado de los residuos

Este jueves, la Secretaría de Medio Ambiente firmó un convenio marco con la institución educativa que dispone la colocación de puntos verdes en sus distintas dependencias y el retiro de desechos reciclables como cartón, vidrios, papel, tapas y botellas de plástico, pilas y elementos informáticos en desuso, entre otros.
0
102
Compartir en

La Municipalidad de San Luis continúa la articulación con distintas instituciones para el cuidado ambiental. Este jueves, la secretaria de Medio Ambiente, Eliana Giorda, selló un convenio marco con el rector de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), Víctor Moriñigo, para promover la separación y tratamiento adecuado de residuos en la casa de altos estudios.

El acuerdo prevé la colocación de puntos de acopio en las distintas dependencias que posee la UNSL y el posterior retiro por parte de la Municipalidad. “Es un hecho histórico para la ciudad, es la primera vez que se firma un convenio de estas características, a partir del cual la Universidad empieza a separar sus residuos. Se han instalado los puntos de separación en distintas oficinas y nosotros lo que vamos a hacer es la recolección y tratamiento de esos residuos para reciclado. Podrá acercar sus reciclables no solo la gente de la UNSL sino también la ciudadanía que va a contar con nuevos espacios para llevarlos”, explicó Giorda.

En el mismo sentido, precisó que se trabaja en la logística para el retiro y detalló los desechos que se recibirán. “Se incluye también el comedor, donde se está reciclando el aceite de cocina. Se recibirá todo lo que es reciclable: vidrio, cartón, plástico, pilas, botellas de amor, papel, computadoras. Y a su vez incorporaron la línea de orgánicos, la idea es en el futuro tener una producción de compost para la Universidad”, expresó.

Por su parte, Moriñigo destacó los vínculos de cooperación mutua desarrollados con la Municipalidad. “Son convenios en donde nosotros sacamos más ventaja que la contraparte, porque teníamos una altísima necesidad de hacer una disposición final de residuos sólidos y hace más de 10 años que no encontrábamos la manera, ni legal ni correcta desde el punto de vista ambiental”, remarcó el rector.

De igual manera, aseguró que el retiro de elementos informáticos en desuso permitirá a la casa de estudios “liberar” depósitos para utilizarlos en otras actividades. “Por la legislación no podíamos hacer tratamiento cómo cualquier residuo. El Municipio nos ayudó a encontrar las cuestiones legales para hacerlo como corresponde. No encontrábamos una empresa privada que pudiera absorber todos los residuos sólidos que tuviera la Universidad”, agregó.

Por último, también destacó el perfil ambiental de la Municipalidad y las acciones que se llevan a cabo desde la Intendencia. “Nos ha favorecido que se haya destacado la función del medio ambiente dentro de la estructura del intendente Sergio Tamayo, porque le da la exposición y la visibilidad necesaria. Ojalá que continuemos realizando actividades en conjunto desde el punto de vista de capacitaciones, de articular disciplinas, donde nosotros creemos que podemos aportar a la ciudad de San Luis”, concluyó.


Compartir en